Busco ‘el nombre’ de mi marca

Un nombre elaborado estratégicamente desde un buen análisis de branding irá siempre asociado a un concepto que permitirá situar a la marca en un plano superior.
El nombre es el embajador de de la marca y el elemento de comunicación más perdurable de la misma. La publicidad cambiará e incluso la identidad (logomarca) evolucionará a lo largo del tiempo, pero el nombre (salvo en casos excepcionales) continuará siendo el mismo a lo largo de la vida de la organización. No resulta por tanto exagerada la afirmación de que La elección de un correcto nombre tiene una importancia fundamental en el devenir de la marca y es una de las decisiones más importantes para cualquier tipo de organización, producto o servicio que se quiera presentar al mercado.
El nombre no garantiza por sí solo el éxito de una marca pero en algunos casos puede ser parte de su fracaso. Por eso, de la misma manera que una agencia de publicidad no concibe una propuesta creativa sin un análisis estratégico previo, instaurándose cada vez con más fuerza la figura del planner (planificador estratégico) dentro de la propia agencia, una propuesta de nombre, que en definitiva es una propuesta creativa, debe necesariamente trabajarse en el marco de un complejo análisis estratégico.
Un nombre tiene que:
– Sorprender
– Ser diferente
– Ser fácil de recordar
– Ser fácil de pronunciar
– Ser sonoro y agradable al oído
– Identificar algo, o mucho, de la marca que hay detrás
– Ser registrable
A partir de aquí las opciones creativas abren un abanico que debe acotarse bajo un criterio profesional y estratégico.
Aparecen en el proceso de naming las primeras dudas: ¿el nombre debe apuntar a los beneficios derivados del producto o servicio (funcionales), beneficios derivados del uso producto o servicio, o beneficios derivados de la personalidad del producto o servicio? La solución a esas dudas es estratégica. Cada marca, dependiendo de su producto o servicio, de la percepción de los clientes, de la competencia, de un análisis proyectivo, etc., nos situará en un escenario de oportunidad estratégica concreta a abordar también desde el naming.
Las dudas continúan: el nombre debe ser, ¿descriptivo, asociativo, evocativo o abstracto? Y es que algunas propuestas de nombre que pudieran ser muy creativos quizá no son los más adecuados para una marca. Otros, que en un análisis parcial pudieran ser adecuados, están desaprovechando una oportunidad de comunicación de algún aspecto que resulta estratégicamente fundamental para la marca.
En numerosas ocasiones no solo el nombre no ayuda, sino que además genera problemas a la marca limitándola o transmitiendo valores negativos o contradictorios con su posicionamiento.
Un nombre elaborado estratégicamente desde un buen análisis de branding irá siempre asociado a un concepto que permitirá situar a la marca en un plano superior. 
Artículo publicado por Miguel Yáñez (Socio Director de Primero Estrategia) en la revista estrategias.
Anuncios

Estoy de acuerdo contigo Iván

Iván Ruiz  –  Ayer a la(s) 22:23  –  Círculos ampliados

Las empresas recurren a los expertos en redes sociales con el fin de diseñar su imagen y tener presencia en la red. Por esto, la figura del community manager es cada vez más requerida

  –  Roger Castells VIRTUALSHOUSES

Foto del perfil de Roger Castells VIRTUALSHOUSES

Roger Castells VIRTUALSHOUSES  –  Estoy de acuerdo contigo Iván, pero todavía hay muchas empresas que son invisibles, por no querer despertar y ver que es lo que está sucediendo.
12:51   
Foto del perfil de Iván Ruiz

Iván Ruiz  –  Correcto, yo tengo experiencia en ese sentido. Asesoro a varias empresas de un mismo Grupo y la visión en cuanto a presencia en redes es diferente. Me refiero a que unos entienden que es un medio muy válido para comunicar, atender, aportar, ofrecer, etc., aunque no sea ni lo único, ni la salvación de los negocios… y otras áreas del mismo Grupo, con otros responsables decisores, no lo entienden de la misma forma. Casualmente las Unidades de Negocio que se dejan asesorar más en cuanto estrategias tanto en redes sociales, como en posicionamiento de marca, tienen mejores resultados, ya que principalmente ‘fluye’ más y mejor la información y por ende el conocimiento de la marca y lógicamente de sus productos y sus servicios.

Gracias.

Ocultar este comentario

19:10  –  Modificar    

    

La Biblia de la Empresa

A grandes rasgos, la mayoría de los máximos responsables de empresas, entienden que la Marca (que no el nombre y el logotipo) es algo circunstancial y que uno se lo puede guisar en su propia casa. No se entiende que es la primera imagen y posterior puntal del negocio, además de la puerta que abre o cierra a un cliente. Son pocas las empresas que tienen una Estrategia de Marca definida, ya que se entiende suficiente el definir el producto y/o servicio que se oferta y el precio del mismo, el cual normalmente se pone de forma equivocada, penetrando y posicionándose de  forma errónea en el mercado.

Da igual el sector en el que se quiera establecer el negocio, hay que diseñar una buena Marca y trazar una Estrategia diferenciadora. Aunque eso que parece fácil, no lo es tanto.

En la mayoría de los casos no se tiene la capacidad técnica y profesional para gestionar el Diseño y la Comunicación de la Marca y mucho menos la Estrategia de Marketing necesaria que se debe trazar con un método de investigación y definición. El método que hay que poner en marcha precisa, entre otras cosas, cuáles son nuestras Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades (DAFO), define también cuál es nuestra Competenciay nuestro Público Objetivo, para concretarse finalmente, en un documento que debe ser la Biblia de la empresa: el Plan Estratégico, el cual debemos colocar en la mesilla de noche de la empresa, ya que va a dejar definido para los restos:

– La Marca (Definición de la estrategia general de posicionamiento)
– El Producto/Servicio (Definición del mapa de oferta)
– La Distribución (Definición del mercado natural y potencial)
– La Promoción (Definición de las políticas comerciales)
– La Comunicación (Definición del plan y las estructuras de Comunicación)
– La Expansión (Definición de Áreas de crecimiento)
Dirigiéndose a profesionales de marketing se realizará este trabajo con garantías y de esta manera se facilitará mucho más el posicionarse en el mercado de forma exitosa y ayudará enormemente a vender el producto o servicio.
El futuro de las empresas pasa por comprometerse a crear su ‘Biblia’ y a seguir sus mandamientos, consensuados y aprobados por los máximos responsables. 



Post inspirado en un comentario realizado por J.L González, en respuesta a un debate abierto por Efrén Miranda Ramírez, fundador del Grupo de Linkedin – CLUB DEL EMPRENDIMIENTO.

No me sigues en google+

Si tienes perfil en google+ te invito a que conectemos y nos sigamos.