Atención, emoción y memoria: claves del neuromarketing

El neuromarketing es la aplicación de las técnicas de la neurociencia al marketing. En los últimos 10 años hemos aprendido más del cerebro que en los 40 anteriores. Además, gracias a la facilidad de acceso a la información que proporciona Internet, el conocimiento sobre cómo funciona nuestro cerebro se ha extendido de manera que hablar de emociones y sentimientos ya no es una exclusiva de los neurocientíficos (que a su vez arrebataron la exclusiva a los poetas).

El neuromarketing aprovecha estos conocimientos para convertirse en una gran herramienta de estudio de comportamiento del consumidor final ante un producto.

Aquí os dejamos un vídeo de una empresa colombiana que explica en qué consiste esta técnica.

El neuromarketing estudia a través de un tomógrafo y un encefalograma las reacciones del comprador/a final, mientras visualiza imágenes con las ofertas de un producto, ventajas, descuentos, características, etc… En este proceso se observan  las emociones del comprador/a, además de medirlas y grabarlas, a través de tres parámetros establecidos: atención, emoción y memoria.

Atención

La atención funciona como un filtro ante el estímulo, que luego ayuda a tomar la decisión final en el comprador/a.

Emoción

Las emociones nos ayudan a tomar impulso y funcionan como activadores de las redes asociativas relevantes de la memoria, por eso se considera a la emoción como la esencia de una marca. Eso nos lleva a la conclusión que un producto no vale por lo que es, sino por lo que significa.

Memoria

La memoria permite al organismo, almacenar y evocar, la información del pasado. El cerebro las elimina las cosas fuera de contexto, por eso los creativos cuando diseñan un spot procuran enfocarse bien en el público objetivo, para de esta manera generar un sentimiento en el comprador final ycrear un sentido de pertenencia al producto.

El santo grial del neuromarketing es generar emociones básicas, de ahí que las personas que se dedican al marketing, hayan hecho de esta técnica de mercadeo un verdadero evangelio y no escatiman en abordar todos los campos del conocimiento al servicio de esta estrategia. No debemos olvidar que la innovación no podría existir, si no es de la mano de la intensa emoción de lapasión. Cómo dijo Aristóteles “Sólo hay una fuerza motriz: el deseo”.

Los seres humanos somos muy metafóricos y nos dejamos guiar por marcos mentales, por cada palabra que escuchamos. Un ejemplo es la campaña “la chispa de la vida”. Nada más leer esta frase seguro que te habrá venido a la cabeza de qué marca hablamos. Una pista: se trata de una empresa dedicada a la fabricación de una gaseosa efervescente vendida en tiendas, restaurantes y máquinas expendedoras en más de 200 países. Pero seguro que no necesitabas esta información ¿verdad?Atención, emoción y memoria. Neuromarketing en estado puro.

Post de idacción.com